El reto del emprendimiento social. Innovación, colaboración y amor.

por | Ago 20, 2019 | Iniciativas sociales, Social

La propuestes conjugar adecuadamente visión, motivación, propósito, capacidad habilidad (aptitud más actitud) para descubrir la infinidad de posibilidades, qué hay en la creación de empresas que busquen crear un mundo mejor.

Nuestra sociedad actual enfrenta múltiples problemas sociales, al mismo tiempo que el progreso tecnológico empuja continuamente los límites de la industria, la economía y la sociedad, para crear grandes oportunidades, pero también grandes retos, y como ello un proceso de adaptación obligatorio para todo aquel que quiere seguir en la jugada de esta vida.

Esto nos orilla a comprender y justificar la razón de ser para el emprendimiento social. El cual encuentra su enfoque en esta serie de múltiples problemáticas y factores de desarrollo social. Donde los problemas sociales se convierten en oportunidades idóneas para innovar y encontrar soluciones a través de modelos de negocio que consoliden la nueva propuesta empresarial de nuestra era.

Los problemas sociales son situaciones de alta prioridad que requieren de atención inmediata; como pobreza, contaminación, desigualdad laboral, déficit educativo, pérdida y afectación a nuestros ecosistemas terrestres y marítimos, escasez de servicios básicos como agua o luz, por mencionar algunos. Estos problemas generan un impacto negativo en las comunidades, ciudades y países. 

Según datos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) 2.6 mil millones de personas en países en desarrollo no tienen acceso permanente a electricidad, el número de personas con desnutrición alcanzó los 821 millones en 2017, 103 millones de jóvenes en el mundo carecen de habilidades básicas de alfabetización, hasta un 40% del océano se ve muy afectado por la contaminación, las pesquerías agotadas, la pérdida de hábitats costeros y otras actividades humanas. Por otro lado, la Organización Internacional del Trabajo (OIT), estima qué hay más de 204 millones de personas desempleadas alrededor del mundo.

Todo esto, hace aumentar el énfasis por encontrar soluciones viables a estos problemas que contrarresten su impacto negativo por un impacto positivo con enfoque social, económico y ambiental.

Nuestra actualidad demanda empresas y emprendedores sociales que funjan como catalizadores de desarrollo económico, que provoquen un cambio sistémico en la dinámica económica y social de su entorno, donde su filosofía empresarial sea más empática con su comunidad, que sus esquemas de gestión interna procuren la dignidad y desarrollo de sus colaboradores y externamente sean referentes de transformación positiva a través de sus productos o servicios.

Las nuevas generaciones de emprendedores y empresarios deben empalmar sus sueños y modelos de negocio a la creación de un mundo mejor, teniendo apertura para ver los problemas sociales como oportunidades donde la innovación debe jugar un papel de gran importancia; para proyectar soluciones nuevas que desemboquen en la creación de servicios o productos revolucionarios. 

El reto es conjugar adecuadamente visión, motivación, propósito, capacidad y habilidad (aptitud más actitud) para descubrir la infinidad de posibilidades, qué hay en la creación de empresas que busquen crear un mundo mejor.

El desarrollo de las empresas sociales está ligado fuertemente a tres elementos clave:

1. Colaboración.

La colaboración debe arraigarse en cada una de las personas que hacen posible la operación de cada empresa. Esto provocará que tengan conciencia y conocimiento colectivo de que su trabajo y esfuerzo conllevan un impacto superior que trasciende más allá de las cuatro paredes donde laboran. De manera colaborativa encuentran un motivo o propósito para trabajar en equipo.

2. Innovación.

La innovación es un pilar eje que aporta nuevas formas de hacer las cosas; encontrando soluciones viables y sostenibles que procuren la creación de servicios y productos con metas económicas, sociales y ambientales.

3. Amor

Si no tenemos amor nada somos, esta premisa quiero enfocarla al sentido de hacer las cosas con pasión, nuestro mundo necesita más personas que encuentren su propósito y amen hacer lo que emprendan.

El nivel de pasión que derramemos en cada acción o trabajo, a su tiempo brindará resultados. El emprendedor social por su propia naturaleza y empatía por aportar a su entorno identifica primero su propósito, hace suya una causa social, ama el poder desarrollar ideas, concretar metas y maquinar un sistema que permita solucionar un problema a través de un producto o servicio.

Diego Romero

[ Idea MX ]
Presidente y Director General

Facebook